23 dic. 2013


¿Egoísta, yo?

En Píkara Magazine abordamos el tema del sano egoísmo...y tú, ¿qué opinas?



“¡Hola, Mónica! A lo largo de mi vida he ido entendiendo que los sentimientos amorosos, sobre todo en el marco de las relaciones de pareja, son complejos, variados, que no siempre responden al mismo proceso y que hacen que los motivos por los que continuar un relación sean distintos. También he aprendido que hay que aceptar una parte de necesidad personal, ¿un cierto impulso egoísta, tal vez?, pero la verdad es que yo esto no lo termino de asumir… No soporto sentir que ‘utilizo’ a alguien para algo. No me gusta pensar que las relaciones se basan, en parte, en eso. Siempre he huido de esas personas que, en la amistad como en el amor, pretenden llenar un vacío vital exprimiendo a la otra persona y ese tipo de cosas. ¿Tú qué crees?” Celia.
¡Hola, Celia! Tengo una mala y una buena noticia. La mala: todo el mundo es egoísta. La buena: este egoísmo puede ser sano si lo vivimos conscientemente. Me explico: tómate un instante para pensar en gente conocida que te parece egoísta: ese amigo que tan sólo piensa en sí, aun a costa de los demás; o aquella amiga que sólo te llamaba cuando se encontraba mal; o esa pareja que tuviste que sólo iba a su rollo sin contar contigo. Estos ejemplos serían la representación del egoísmo insano o inmaduro o, como tú dices, el de las personas que exprimen al resto.
En cambio, ni se nos pasará por la cabeza aquella amiga que estaba siempre disponible, ni aquel amigo que dejaba todo lo que estaba haciendo para ayudarte, ni la pareja que se amoldaba a todo lo que te apetecía. Estas personas que parecen lo opuesto a egoístas, son igual de egoístas que las anteriores, sólo que maquilladas de sacrificio.
Todos los ejemplos anteriores no son más que...seguir leyendo en Píkara Magazine


Ilustración de Sonia R. Arjonilla. Más en su blog.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡Muchas gracias por contribuir!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...