18 abr. 2010


Recuperación del Útero y Parto Orgásmico II

Tal y como comenté en la entrada Recuperación del Útero y Parto Orgásmico I, Anabel Carabantes tenía una teoría distinta a la de Casilda Rodrigáñez. Así pues, os dejo con ella:

Mi nombre es Anabel, trabajo como comadrona desde el año 84, he parido tres veces en mi casa porque quería ser yo quien dirigiera el proceso fuese como fuese. A lo largo de mi experiencia profesional atendiendo partos conscientes en domicilio (mas de 400 partos), las mujeres se han sentido dueñas de su cuerpo pero, en ningún momento, me han trasmitido que tuvieran orgasmos, pero sí contracciones más o menos dolorosas. Y alguna que otra mujer preguntaba entre contracción y contracción cuando tendría el orgasmo.



En plena época de internet y con foros innumerables sobre experiencias de partos y con la expectativa de que un parto es o puede ser como un orgasmo, estamos creando una imagen difícil de conseguir con la consiguiente frustración o culpabilización de la mujer que no ha conseguido sentir un orgasmo.
¿Qué hay de verdad en este ideal de parto?
El bebé va descendiendo durante el parto, por lo que apoya y extiende el suelo pélvico primero, músculo responsable del orgasmo si está bien tonificado, esto es, no estirado. Entre contracciones, la mujer se siente relajada ya que por fin se ha ido la contracción. El parto es un baile entre me duele-no me duele. 
Segundo, al apoyar el bebé en el ano y la vagina, al final del expulsivo, la cabecita apoya en el clítoris, cargándolo de sangre porque impide el retorno venoso, igual que cuando estamos excitadas y en erección. En este momento, cuando queda muy poco para que nazca, la mujer puede sentir necesidad sexual que no puede resolver porque otra contracción viene. La mujer se pone la mano en el glande del clítoris porque siente que le va a explotar.
Tercero, la resolución de esta tensión, la llamaremos "sexual", sucede cuando la cabecita del bebé sale de la vagina, en ese momento la sangre acumulada regresa al torrente sanguíneo, si el orgasmo es la resolución de la erección del clítoris, podríamos llamar al expulsivo orgasmo. 
Entonces sí te sientes en la gloria, un instante, unos segundos, conectada contigo misma, con tus sensaciones, sin ser verdaderamente consciente de lo que ha sucedido, ha nacido tu bebé. Esta consciencia será unos segundos más tarde.



Anabel Carabantes también realiza cursos sobre Suelo Pélvico y Sexualidad. Si queréis saber más, tan sólo tenéis que poneros en contacto con ella: anabelgarcia@msn.com


Mónica QJ

1 comentario:

  1. Pues me ha encantado la explicación. Y no contradice para nada, creo, a Casilda Rodrigañez. Ella (Casilda) habla más bien de la dilatación que del expulsivo. La verdad es que desde el punto de vista biológico no se ha encontrado ninguna explicación sobre la utilidad del dolor de las contracciones de parto. Ninguna convincente, al menos. Como todo lo relacionado con la reproducción el parto también debería activar los circuitos del placer cerebrales, o sea, las contracciones dolorosas no tienen ningún valor desde el punto de vista de adaptación evolutiva, son incluso contraproducentes.

    Por cierto que la teoría de que el punto G pueda estar relacionado con el momento final del expulsivo me parece muy interesante desde que leí a Michel Odent (el del parto en el agua) hablar sobre el "reflejo de eyección fetal".

    Saludos

    ResponderEliminar

¡¡Muchas gracias por contribuir!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...